Posted by on 18 diciembre 2017

Su nombre se revalorizó tras su gran actuación en el Giro de Italia. Finalmente, Omar Fraile (Santurce, 1990) optó por escoger la oferta de Astana, equipo donde compite su amigo Pello Bilbao y que le ofrece las máximas garantías. MARCA pudo conocer de primera mano cómo están siendo las primeras pedaladas del vasco en el conjunto kazajo. El corredor nos atiende en Altea, donde la estructura de Alexandre Vinokurov está realizando su ‘training camp’.

¿Cómo va el inicio de temporada con Astana?

Estoy muy contento. Es cierto que estoy viendo caras nuevas, pero otras muchas ya las conozco. Las primeras impresiones están siendo buenas. Estoy contento por la ayuda que me están dando para integrarme porque muchas veces es difícil hacerlo. En general estoy feliz.

¿Qué es lo que más le ha sorprendido de estos primeros compases?

No me ha dado tiempo a ver demasiado. Llevamos pocos días, me estoy adaptando al material, configurando la bici etc. Aunque hoy en día el método de trabajo de todos los equipos es bastante parecido. Es cierto que aquí son muy metódicos, pero eso es algo bueno para exigirte y marcarte un objetivo cada año.

¿Cómo se gestó su fichaje?

Estaba contento en Dimension Data. Tengo que agradecerles mucho lo vivido allí porque fueron dos años increíbles. Tras el Giro (donde ganó una etapa) fueron avanzando las negociaciones. Astana estaba interesado, me gustó cómo afrontaban las cosas. Es un equipo grande, sólido y para mí es una forma de cambiar y volver a exigirme un poco. Cambiar de equipo siempre viene bien. Es importante para mí estar en este sitio e intentar crecer.

¿Le llovieron las ofertas tras su gran actuación en la Corsa Rosa?

No te creas. Por suerte tuve que decidir dónde quería estar. Astana fue la mejor decisión y por eso estoy aquí. Viendo ahora cómo es el equipo, creo que he acertado. Estoy contento por el camino que he cogido.

Coincidió con él en Euskaltel, en Caja Rural y ahora en Astana. Su camino vuelve a juntarse con el de Pello Bilbao.

Lo conozco desde toda la vida. Entreno con él, hemos sido compañeros o rivales desde niños. Fue otro de los motivos para venir aquí. Así ahora los entrenamientos y viajes serán más sencillos, porque casi siempre estaremos juntos. Sabía que iba a ser un apoyo bueno para entrar. Tenemos una relación increíble y él me está ayudando a integrarme bien.

¿Le ayudó a firmar?

Un día entrenando le dije que tenía la posibilidad y él me animó a venir. Me dijo que no me lo pensara porque iba a estar contento aquí. Y así ha sido.

Estos días de ‘training camp’ estarán preparando el calendario.

Lo concretaremos dentro de poco. Seguro que no habrá problema. Ellos saben dónde me pueden sacar mi mejor rendimiento y no creo que haya problemas. Sobre todo me gustaría estar en las Clásicas de las Árdenas o, si estoy bien, incluso intentar estar delante en este tipo de pruebas. También puedo ayudar en las grandes vueltas o, si no hay un líder claro, buscar escapadas. Siempre he estado en esas grandes guerras. He descubierto que al final de las últimos días de las grandes vueltas estoy mejor.

Nos dijo en el último Tour de Yorkshire que ganaría en el Giro y luego lo hizo.

Sí porque conocía bien el recorrido: para arriba y para abajo. Sé que en ese tipo de recorridos puedo ir bien y así fue. Me encontraba en una condición increíble y al final pudo demostrarlo y aprovecharlo.

Se le ve con confianza, ¿vamos a ver una versión mejorada de Omar Fraile?

Ojalá. Es difícil siempre cambiar de equipo, toca adaptarse. Pero espero que pueda dar un saltito más como vengo haciendo cada año. Hay que ser ambicioso. Me entreno y me cuido bien y eso hace que luego salgan las cosas bien. Me encantaría poder lograr algún triunfo aquí.

Vinokourov es un jefe exigente. Lo hemos visto en el pasado cómo da toques de atención a gente como Nibali o Aru. ¿Le da respeto que le pueda tirar de las orejas?

No soy el tipo de corredor que va a tener una presión directa como pueden tenerla los líderes. Voy a tener presión por hacerlo bien y por estar en el kilómetro adecuado, pero eso siempre está bien. La presión hasta un punto siempre es buena y creo que en mi caso no tendré más de la que necesito.

¿Y no le van a exigir triunfos?

De momento no me van a exigir victorias. En la crono por equipos también puedo aportar mucho. Tenemos un líder como López que lo puede hacer muy bien y pienso que tanto él como Fulsang darán resultados. En mi caso me tengo que adaptar y trabajar para el equipo. Haré lo que me manden. Tengo un año de adaptación y luego ya se verá. Eso sí, si llega alguna oportunidad no la voy a desaprovechar.

Pero quizá a alguna carrera vaya como cabeza de cartel…

Me gustaría que fuera así. Tanto Amstel como Lieja son carreras que me encantan. El año pasado ya di buen rendimiento en Lieja. La Amstel me encanta y este es el tipo de carrera, con repechos, que me encantan y se me pueden dar bien.

Desde fuera parece que el equipo se ha podido debilitar tras las bajas de Scarponi y Aru.

Igual hemos perdido algún líder, pero López está llamado a hacer algo grande en el ciclismo. Estos días se está trabajando mucho para que el bloque funcione. Se ve en las comidas y en los entrenamientos que el bloque funciona. Y cuando un bloque funciona puede ser muy peligroso en carrera. Quizá no parte como gran favorito pero sí puede llegar a serlo aunque sólo sea por el bloque que tiene.

Ha tenido muchos problemas pero en la Vuelta le vimos a un gran nivel.

Es un chaval joven de 23 años (cumple 24 en febrero). Tiene las ideas muy claras y luchará por algo, tiene motor. Lo que hizo en la Vuelta está al alcance de muy pocos. Está trabajando muy duro para que lleguen los resultados. Es un corredor que puede estar adelante en una gran vuelta perfectamente.

El que también puede estar arriba es Pello Bilbao, que hizo una gran Vuelta. ¿Piensa que este año puede dar otro pasito y convertirse en el tercer o cuarto líder del plantel?

Sí, ya lo ha demostrado. En Suiza fue décimo y en la Vuelta demostró una solidez increíble. ¿Por qué no? Quizá en carreras de una semana puede ser un líder claro. A día de hoy a lo mejor no tenemos un punta punta, pero tenemos muchos corredores como Pello o Hirt que la pueden liar. Bilbao lo puede hacer fantásticamente en carreras de una semana.

Otro que la puede liar es Luisle, que acabó el año levantando los brazos.

Es un grandísimo profesional. Un espejo para mí. Es alguien muy metódico que hace todo a la perfección. Yo ya lo hacía desde que coincidimos en Caja Rural. Es un corredorazo y lo ha demostrado varias veces. No hay nada que pedirle porque ya ha hecho muchas cosas, pero seguro que nos puede seguir aportando muchas cosas.

¿Qué le parece la decisión que había tomado de hacer Giro-Tour?

Le falta el Giro y por eso creo que ha tomado la decisión. Es cierto que es muy difícil porque será sumar cuatro grandes consecutivas. Se le puede hacer largo. Tiene que elegir muy bien el calendario, pero él sabe lo que tiene que hacer para conseguirlo. Si se le pone a tiro, lo puede conseguir.

¿Y a usted no le gustaría ir al Tour donde todavía no ha debutado?

Sí, pero es algo que no me obsesiona, prefiero volver al Giro para intentar ganar. No es una carrera que me quite el sueño. Tengo dos años de contrato e imagino que podré ir.. Si me llevan este año, perfecto, pero a mí lo que me tiene enamorado es el Giro. Está claro que el Tour es la carrera más grande, que te lo da y te lo quita todo. Me gusta y sé que algún día lo tengo que descubrir y más después de siete años como profesional, pero a mí me gusta el Giro.

Con el adiós de Contador se queda Landa como gran líder, ¿le podrá la presión?

Ha demostrado en el Giro y en el Tour que tiene piernas para conseguirlo. Puede conseguirlo. Habrá que verle este año. Va a tener un gran equipo a su disposición y hay que ver hasta donde llega. Para arriba sube más que ninguno de los que hay ahora en el ciclismo, aunque habrá que ver luego cómo va en la crono.

Hablando de ciclismo español, este año tendremos más equipos.

Ha sido la mejor noticia que podía tener el ciclismo. Más no se puede pedir después de los años que estamos pasando. Tenemos que agradecer a la gente que lo está haciendo posible. Se estaba quedando mucha gente buena y al menos con estos equipos tendrán su oportunidad. También es buena noticia para que corredores buenos como Egoitz Fernández que tuvieron que salir el extranjero ahora van a tener una oportunidad de brillar en casa.

Para acabar, ¿qué tendría que hacer para que dentro de un año le pusieran buena nota?

La tendría sobre todo si logro adaptarme bien y cumplir con las expectativas. Quiero mejorar la temporada que he hecho en 2017.

Fuente: www.marca.com

Posted in: En la prensa