Posted by on 11 julio 2018

La carrera está siendo tan loca y tensa como esperaba. Es su primera participación en el Tour de Francia, pero Omar Fraile (Santurce, 1990) se está sintiendo cómodo en la ronda más prestigiosa del calendario. “Esto es increíble por el ambiente, por lo duro y por lo bonito que es todo. Más o menos es como lo imaginaba”, asegura el vasco en declaraciones a MARCA.

Fraile, quien está en la Grande Boucle para ayudar a Jakob Fuglsang, ve a su líder con capacidad para pelear por cualquier objetivo. “Goza de una gran condición. En el equipo estamos muy concienciados en arroparle. Sabemos que hay que ir salvando los días porque aquí hay sustos cada jornada. Ya lo vimos ayer, cuando nos fuimos la mitad al suelo”, advierte el ex del Dimension Data, a quien no le asusta lo que está por llegar en esta edición.

“Soy alguien que se defiende bien en situaciones de tensión, no tengo miedo”, dice un corredor que podría incluso pelear por la victoria en el día de hoy: “Mi labor fundamental es ayudar a Jakob, tengo que estar a su lado. Habrá que ver cómo se desarrolla todo. Imagino que se llegará en un grupo muy reducido y, si estoy ahí en el último kilómetro, puedo intentarlo. Pero para entonces Jakob tendrá que estar a salvo, no voy a intentar nada si la ocasión no me lo permite. No puedo arriesgar porque tenemos claro el objetivo”, confirma un corredor que ya sabe lo que es ganar en una grande puesto que levantó los brazos en el Giro de Italia de 2017 (en Bagno di Romagna).

Rodeado de ‘cazaetapas’

Como buen ‘francotirador’, Fraile ve que en Quimper tiene más opciones que en el Muro de Bretaña. “El final del jueves con gente como Alaphilippe, Valverde o Martin será mucho más complicado. En cualquier caso, no me obsesiono con ganar o no”, añade desde el otro lado del teléfono.

Para el que fuera corredor de Caja Rural, el papel de Astana ha cambiado desde el prematuro adiós de Luis León Sánchez. “Su baza es un fastidio tremendo para nosotros. Ya lo notamos en la crono por equipos. Él debía haber sido la locomotora, quien nos encendiera a todos, y no pudimos contar con él. Pero esto es ciclismo y ya sabemos que podemos sufrir desgracias de este tipo. Lo importante para él ahora mismo es que se recupere pronto y que esté con fuerzas para afrontar retos futuros. Desde aquí le mandamos un abrazo”.

SIN DAR PRONÓSTICOS

Debido a la incertidumbre que ofrece esta carrera, Fraile no se atreve a pronosticar un gran favorito para el triunfo final. “Los nombres son los que todos tenemos en la cabeza, pero hemos podido comprobar que tanto Froome como Urán, Nairo o el propio Jakob ya han tenido algunos sustos. Las diferencias no son insalvables para nadie, pero creo que hay que esperar hasta la jornada del pavé para hacer valoraciones”. Hasta entonces, Fraile ora por Fuglsang.

Texto y Foto: www.marca.com

Posted in: En la prensa