Posted by on 9 septiembre 2020

El último corredor español en ganar en el Tour, en Mende en 2018, tendrá margen para buscar sus intereses y trabajará para Superman en el Astana.

Ningún corredor español ha vuelto a ganar en el Tour desde el 21 de julio de 2018. Ese día alzó los brazos en Mende, en su primera muesca en la ronda gala, Omar Fraile. “Aunque parece que no, ya pasa el tiempo”, asegura el vizcaíno, recién cumplidos los 30 años. En esa campaña 2018 firmó por el Astana, su actual equipo, con el que tiene otra temporada más de contrato: “Aquí me siento bien, me dan confianza y libertad cuando corresponde, trabajo a gusto y me valoran para seleccionarme para la carrera de tres semanas más importante”.

En la presente edición le tocará respaldar a Superman López, además debutante: “En el grupo tenemos claro que debemos arropar a Miguel Ángel. Se trata de un ciclista que ha alcanzado el podio en el Giro y en la Vuelta (tercero en ambas en 2018), pensamos que se encuentra preparado para el asalto al cajón de París, le ayudaremos y le guiaremos en lo que necesite”. El colombiano alaba a su compañero: “Le considero una de unas personas que siempre deseas que te escolte, un apoyo para cualquier tipo de jornada, por muy complicada que resulte, y en cualquier momento. Y encima proporciona muy buen ambiente junto a los otros tres chicos españoles, los hermanos Izagirre y Luis León. ¡Son unos fenómenos!”.

En el caso de Fraile gozará además de margen para buscar las escapadas: “Cuando el terreno y la ocasión nos lo permitan, me intentaré meter en las fugas para apurar mis oportunidades personales”. El Macizo Central ofrece terreno favorable para las aventuras, camino de Sarran (este jueves, con dos cotas de 4ª, una de 3ª y un puerto de 2ª) y del Puy Mary (el viernes, dos cimas de 1ª, dos de 2ª y tres de 3ª): “Siempre que exista un trazado quebrado con opción para la escapada, se adaptará bien a mis características”.

Vencedor de etapa en el Giro (en 2017, en Bagno di Romagna) y el Tour, le falta la de la Vuelta para completar la colección en las tres grandes. En la cita nacional conquistó el maillot de la montaña en 2015 (con el Caja Rural) y 2016 (con el Dimension Data). Desde que pertenece al Astana siempre ha doblado Tour y Vuelta en el mismo curso: “Veremos cómo acabamos aquí y cómo evoluciona el tema del coronavirus. Por ahora hay competiciones, las cosas funcionan bien en la burbuja sanitaria y en principio no contemplamos otro final que llegar a París. Ya logramos una victoria con Alexey Lutsenko en Mont Aigoual. Ojalá caigan más éxitos. Así que adelante”.

Texto y Foto: as.com

Posted in: En la prensa